domingo, 18 de mayo de 2014

Cuaderno de Cuba: el monumental Cristo de La Habana






La Habana: un Cristo y dos fotos bien distintas
Sobre uno de los laterales de la bahía de La Habana, en un punto ubicado a 51 metros sobre el nivel del mar, está instalada una gigantesca estatua de Cristo, de 25 metros de altura. La escultura fue realizada en Italia, en mármol de Carrara, por la artista plástica cubana Jilma Madera, por encargo del dictador Fulgencio Batista. El 24 de diciembre de 1958, cuando la caída del régimen  era inevitable y ya se descontaba la victoria del Ejército Revolucionario, Batista quiso inaugurar la monumental obra, con solemne bendición y todo. Pocos días más tarde Fidel Castro y sus hombres hicieron su entrada triunfal en La Habana y posaron al pie del Cristo, con evidente exhibición de armas. Las dos fotos –la de Batista y los personeros de la dictadura; y la de Fidel rodeado por su compañeros- se exhiben al pie de la estatua, en un mirador panorámico que deja sin aliento, por la inmensidad del paisaje que puede admirarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada