martes, 3 de febrero de 2009



Un joven guanaco ("chulengo" que le dicen) se asoma por arriba del farallón y nos espía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada