martes, 3 de febrero de 2009

Los Antiguos, el pueblo santacruceño que renació de las cenizas


La localidad de Los Antiguos (nombre que tiene origen en el asentamiento en ese sitio de los mayores, “los antiguos”, de las comunidades tehuelches) está ubicada sobre el lago Buenos Aires, recostada sobre la cordillera, en el límite con Chile. Cobró notoriedad en los años ’90 cuando quedó cubierta por cenizas volcánicas (una capa de hasta 70 centímetros, en algunos puntos) y sus pobladores la abandonaron en casi su totalidad. Pero la gente volvió y las esperanzas también. Su principal producción es la de cerezas, un cultivo que no reconoce orígenes históricos, pues fue impuesto a partir de fines de los ’60 en reemplazo de los alfalfares que, hasta esos tiempos, abastecían a toda la región de los contrafuertes andinos.
Dalia y yo llegamos hasta Los Antiguos sin saber exactamente qué nos encontraríamos por allá. Nos recibió un fuerte ventarrón que embravecía el lago y oscurecía el cielo, por la volatilización de los restos de la ceniza que aún permanecen en las laderas de los cerros y los campos sin cultivar. Al día siguiente pudimos visitar algunas chacras y comprar frutas frescas y dulces. Pero comprobamos que esta población no ofrece servicios organizados al turista, aunque su entorno natural es muy interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada