sábado, 19 de diciembre de 2009

El filete se hizo patagónico, para quedarse

La puerta de una chatita con todo el muestrario de los ornatos que utiliza la compleja técnica del filete, con el desarrollo de la creatividad de un verdadero maestro como Víctor Hugo Davis
Ni el buzón se salva del filete. Una pieza histórica, propiedad del Correo Argentino en su sucursal Viedma, también pasó por el arte del fileteador.

En una de las salas del Centro Municipal de Cultura de Viedma se puede visitar, hasta fines de este mes de diciembre, la muestra del taller de filete porteño que conduce Víctor Hugo DAVIS. Este maestro, que es discípulo de los grandes fileteadores de Buenos Aires, está radicado entre nosotros desde hace algunos años y enseña aquí su arte singular. Por eso, en este blog sureño, podemos afirmar que ¡el filete se hizo patagónico!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada